miércoles, 23 de febrero de 2011

Guillermo Enrique Hudson

Guillermo Enrique Hudson nació en la ciudad de Quilmes, en una modesta estancia en el año 1841. Era hijo de padres norteamericanos, descendientes a su vez de ingleses.
A los cinco años de edad, la familia se trasladó cerca de Chascomús, donde su padre manejó una pulpería. Los problemas económicos unidos a padecimientos físicos y ala muerte de su madre marcaron el fin de una infancia feliz.
Realizó múltiples viajes interesándose por sus habitantes, costumbres, historia, estado social, clima, topografía, vegetación y especies animales, sobre todo las aves.
Sirvió en el ejército, trabajó de peón y conoció Uruguay y el Brasil. Hacia 1871 recorrió la Patagonia. A los treinta y dos años partió hacia Inglaterra para no volver.
Había comenzado ya a escribir en inglés. Se estableció en Londres y se casó con Emily Wingrave, quince años mayor que él. En 1885 publicó The Purple Land (La tierra purpúrea), primera novela escrita diez años antes. En su abundante producción posterior fue alternando obras de reminiscencias argentinas como The Naturalist in La Plata (El naturalista en el Plata) e Idle Days in Patagonia (Días de ocio en la Patagonia) con volúmenes dedicados a su país adoptivo. Poco a poco la producción literaria permitió a Hudson subsistir dignamente. Fruto de su pasión por la vida silvestre, y la ornitología en particular, sus obras se nutren de la bella campiña inglesa, y, esporádicamente evocan el ya lejano pasado sudamericano. El libro Allá lejos y hace tiempo es de 1918. Birds of La Plata (Aves del Plata) de 1930. El año siguiente murió Emily, y en 1922 murió Hudson, reconocido ya como uno de los grandes escritores ingleses de su generación.
A los veinticuatro años, Hudson se contactó con el Museo de Ciencias Naturales de Buenos Aires, con los ornitólogos Spencer Fullerton Baird y Phillip Lutley Sclater. Al poco tiempo empezó a remitir parte de sus colecciones al Institutio Smithsoniano de Washington. El envío sumó más de seiscientas pieles, correspondientes a ciento cuarenta y tres variedades autóctonas que de allí fueron transferidas a la Zoological Society de Inglaterra. Dos de esas especies fueron bautizadas con el nombre de su descubridor: Granioleuca hudsoni y Cnipolegus hudsoni. Años más tarde, Hudson conoció a Francisco Moreno, pero más allá de estos vínculos, Hudson no tuvo una relación continua con el mundo académico.
La selva maravillosa es uno de sus más famosos libros. En homenaje a Hudson, el Instituto de Literatura de la Provincia de Buenos Aires editó en su homenaje, en 1971 Hudson en Quilmes y Chascomús (estudio, selección y notas de Alcides Degiuseppe).



Bibliografía: 

W.H. Hudson, Allá lejos y hace tiempo, Editorial Emecé
Pilía, Guillermo. Diccionario de escritores bonaerenses (Coloniales y siglo XIX). La Plata, Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, 2010.